7 conceptos erróneos comunes sobre Branding

Hemos trabajado con varias compañías en diferentes industrias a lo largo de los años y siempre es interesante descubrir lo que otros piensan sobre la marca. En Seven group, hemos elaborado una lista de conceptos erróneos comunes que escuchamos a menudo de las personas con las que nos encontramos y con las que hablamos.

1) Una marca es solo un logotipo

Desafortunadamente, eso no está del todo bien.

Una marca es la experiencia completa de un cliente con el producto o la compañía. O citando a Ze Frank, es el «retrogusto emocional» que viene después de interactuar con su producto, servicio o compañía.

Por lo tanto, una marca es mucho más que solo un logotipo. Sí, un logotipo es una parte bastante importante de la marca, pero es solo parte de un todo más grande.

La marca es el proceso de encontrar los rasgos y la voz de su empresa, y luego traducirlos no solo a su logotipo, sino a su sitio web, empaque, señalización, servicios al cliente, relaciones públicas y otras facetas de su negocio con las que sus clientes entran en contacto. Al hacerlo, puede influir en lo que la gente piensa y siente sobre su negocio.

Por otro lado, si no toma el control, en realidad está dejando que los clientes determinen su marca por sí mismos. Y esa es una gran oportunidad perdida.

2) ¿Es una marca cohesiva realmente tan importante?

Bueno, a menos que se encuentre en un súper nicho de mercado, no conocemos ningún producto o servicio que no se beneficie de tener una marca clara y cohesionada.

Recuerde, una marca es la experiencia completa de un cliente con la compañía. Por lo tanto, las diversas facetas de una marca deben comunicar el mismo mensaje positivo que intenta transmitir.

Al igual que ver el frente de la tienda para ver si está limpio, ordenado y lleno de personal alegre, etc., los clientes identificarán señales y crearán sus propias opiniones en su logotipo, tarjetas de presentación y sitio web, que suelen ser los primeros puntos de interacción con su marca.

Si la empresa fabrica productos de calidad pero la marca no ofrece el mismo nivel de calidad, habrá un desajuste inevitable en la confianza.

Entonces, ¿por qué no asegurarse de que todos estos puntos de interacción cuenten la misma historia y ayuden a sus clientes a simplificar su proceso de toma de decisiones en lugar de confundirlos con señales equivocadas?

3) A los consumidores (clientes) realmente no les importa cómo se ve la marca.

Este es un pensamiento común entre las personas que están en industrias que son menos glamorosas o aquellas que tradicionalmente no se han enfocado demasiado en verse bien. Sin embargo, los consumidores son mucho más intuitivos de lo que perciben los propietarios de negocios en estos días.

«Los compradores toman la mayoría de las decisiones al confiar en sus primeras impresiones de dos segundos basadas en recuerdos, imágenes y sentimientos almacenados». 1

Y la mayoría de las veces, estas primeras impresiones se basan en su apariencia externa, que son evidentes de inmediato, antes de que decidan si profundizar en su marca.

Al final del día, sin importar la marca que elija el consumidor, todavía desean productos y servicios que los atraigan y con los que puedan conectarse. Si sienten que su sitio web parece dudoso o poco profesional, es probable que no le den una segunda mirada a su marca y servicios.

Además, si se encuentra en un mercado de genéricos que carece de marca, ¿qué cree que le daría una ventaja para sobresalir entre la multitud?

  1. Malcolm Gladwell, Blink: el poder de pensar sin pensar

4) Hagamos que nuestra marca atraiga a todos

Una buena marca por naturaleza no es genérica y se dirige a un grupo específico de personas. Toda empresa debe comprender que sus servicios y productos no pueden serlo para todo el mundo y, por lo tanto, su marca tampoco puede atraer a todos.

La esencia de la marca es destilar la personalidad de una empresa para crear señales de marca que sean relevantes para su público y audiencia objetivo.

Así es como su empresa puede diferenciarse y atraer a las personas que probablemente le agraden en lugar de ser genéricos y gritar al vasto océano con la esperanza de llegar a todos.

5) La marca no es relevante para una pequeña empresa como la nuestra

La mayoría de las pequeñas empresas pueden no pensar mucho sobre la marca ya que asocian convertirse en una «marca» con grandes gastos e inversiones millonarias. Estamos hablando de publicidad televisiva, radial o impresa masiva, respaldo de celebridades y acrobacias publicitarias de compañías como Apple y Nike.

Y es verdad que si miramos la marca a través de este lente, puede parecer abrumador e irrelevante para las pequeñas empresas. Pero si profundizamos más, a lo que apuntan estas actividades es a crear un «compromiso de marca», que en esencia se trata simplemente de conectar a las personas con la marca.

Ahora, crear conexión con su audiencia es definitivamente relevante y esencial para todas las empresas, grandes o pequeñas. De hecho, yo diría que la marca es aún más crucial para las pequeñas empresas, ya que no tienen el presupuesto para lograr el éxito de la marca al invertir dinero en la marca como hacen los grandes.

Por lo tanto, las pequeñas empresas deben ser inteligentes y estratégicas con respecto a su marca. Pueden hacerlo comenzando de a poco y trabajando en sus activos de marca inmediatos para construir una base sólida para el crecimiento. Con pequeños pasos incrementales, estos esfuerzos de branding algún día pueden tener un efecto dominó y marcar una gran diferencia.

6) Somos solo un negocio convencional, así que vamos a mezclarnos un poco

De hecho, escuchamos esto bastante de negocios que tienen miedo de «salir de su zona de confort» o simplemente incómodos con la idea de crear marca.

También es similar a por qué algunas empresas se esfuerzan por imitar a los competidores exitosos, con la esperanza de que algo de su éxito se contagie. Sin embargo, esto es contraproducente a largo plazo, ya que siempre sera la «marca que copia a otra»

La mayoría de las veces, este conjunto de pensamientos surgen de una falta de comprensión y una idea errónea sobre la marca.

La marca no se trata de ser salvaje y ruidoso si no se adapta a su empresa. Se trata de mostrar quién es y cómo se diferencia de los demás. Si usted es un negocio tradicional, lleno de patrimonio y dedicación a su oficio, asegúrese de que estas características se reflejen a través de su logotipo, sitios web y comunicaciones de marketing.

Al final, para la mayoría de las empresas, especialmente las convencionales, el primer paso para diferenciarse es ser audaz (no loco) y dar algunos pasos más allá de su zona de confort.

7) La marca es subjetiva

Por encima de todo, la marca es estratégica, no subjetiva.

La mayoría de los propietarios de negocios pueden querer diseñar su base de marca según sus preferencias personales y eso está bien en su mayor parte. Una buena marca debe infundir confianza y orgullo en el propietario y dentro de la organización.

Pero recuerde que todavía hay otra parte interesada importante en cualquier negocio: los clientes. Y ahí es donde se vuelve estratégico.

En esencia, una buena marca se trata de posicionarse para llegar a sus clientes ideales. Se trata de destilar la visión de su empresa, su historia y su negocio en contenido y elementos visuales que resuenan con ellos.

Sepa que la marca es un proceso de elecciones calculadas. Desde elegir el tono de comunicación de su empresa hasta los colores y las fuentes utilizadas en su sitio web, está enviando señales y evocando emociones conscientemente para conectarse con su audiencia.

¿Necesita ayuda para comenzar a crear/usar la marca? Consulte nuestro Cuestionario de marca para ayudarlo a explorar y comprender mejor su marca, que generalmente es el primer paso para desarrollar una marca.

¡Muchas gracias por visitarnos! Si tiene alguna pregunta acerca de nuestros servicios o cualquier duda sobre su marca, no dude en enviarnos un correo electrónico a info@sevengroup.com.co